Tinita Manrique: “La discapacidad engancha”

Desde hace tres años y medio las escuelas de Aspado están funcionando en la comunidad de Castilla y León. La perseverancia, la motivación y el amor por este proyecto fueron las claves para que Tinita Manrique lograra poner en funcionamiento la delegación en tierras castellanas.

Sin título
Imagen/Aspado.

Su directa relación con la discapacidad, al tener una hija con el Síndrome de Aicardi, sumado a su afición por el pádel, fueron motivos más que suficientes para ponerse en contacto con la Asociación.

“Fue a través de las redes sociales que tuve conocimiento de la existencia de Aspado, a través de una noticia que un amigo publicó en Facebook”, comentó Manrique. “Cuando me enteré que se impartían cursos de monitores de pádel adaptado no dudé ni un minuto en hacerlo. Llevo jugando al pádel hace más de 15 años y tengo relación directa con la discapacidad, ya que mi hija pequeña sufre el Síndrome de Aicardi, una de esas enfermedades raras que nadie conoce… ni quiere conocer”.

Recordó que le costó un año entero de conversaciones y prácticas en las escuelas que Aspado tiene en la Comunidad de Madrid para convencer a María de la Rocha (Kiki) de poder llevar la Asociación a la comunidad de Castilla y León. “Para mí no fue ningún esfuerzo tener que ir una vez por semana desde Valladolid a Madrid para trabajar con ellos, todo lo contrario. La discapacidad engancha…”

Tinita3
Imagen/Aspado.

La primera escuela

Y tanta insistencia tuvo su premio. En enero de 2013 Tinita Manrique logra poner en funcionamiento la primera escuela de Aspado en Castilla y León. “Fue la escuela de Adultos dirigida a personas con discapacidad intelectual y física en modalidad de pie y cinco meses después pusimos en marcha la segunda escuela, la de Silla de Ruedas”.

En la actualidad AspadoCyL tiene en funcionamiento cuatro escuelas: dos escuelas de adultos con discapacidad intelectual, una infantil y otra escuela de silla de ruedas, todas ellas con sede en Valladolid.

“Son unas 15 horas semanales y más de 100 personas las que se están beneficiando de esta Asociación y también trabajamos con un centro ocupacional”, destacó la profesional.

En cuanto a la metodología de trabajo explicó que es la misma que se aplica en todas las escuelas de ASPADO y los monitores están formados en los cursos de la Asociación. “Son clases iguales a las que recibiría cualquier persona “convencional”, adaptada a las dificultades de aprendizaje de cada alumno. Nosotros agrupamos a los alumnos por sus habilidades, nunca por su discapacidad. Tratarlos con la mayor normalidad posible es nuestro sello de identidad”.

JUAN MIGUEL LOSTAU 29/02/2016 VALLADOLID. COMUNIDAD DE CASTILLA Y LEÓN. CDO COVARESA PADEL ADPTADO.
Imagen/Aspado.

La única escuela de silla de ruedas

En AspadoCyL funciona la única escuela de Silla de Ruedas que tiene la Asociación. “Comenzamos a trabajar en mayo de 2013 con esta modalidad y este último año ha sido muy fructífero ya que pasamos de 4 a 11 alumnos practicando este deporte en silla”, comentó Tinita.

Las escuelas funcionan en el club CDO Covaresa de Valladolid. La delegada enfatizó que “cambiarnos de club ha sido un paso importante. La facilidad que tienen para aparcar, llegar a las instalaciones  y poder guardar la silla de competición ha sido fundamental en su decisión de poder practicar pádel”.

Tinita también tuvo palabras de reconocimiento hacia los profesionales que realizan la labor de enseñanza. “La elección del equipo técnico también ha sido fundamental para que todo fluya y se hagan las cosas bien. Javier Escribano Hernández, Marta González de la Fuente y Álvaro Martínez Velasco no solo son magníficos entrenadores de pádel convencional sino también de pádel adaptado. Poseen la técnica, paciencia y sensibilidad necesaria para trabajar en este campo”.

Con respecto a los alumnos, dijo que “se hace muy difícil hablar de algún alumno en particular, pero me gustaría resaltar la fidelidad de los que comenzaron con nosotros hace tres años. Podría destacar la evolución que han tenido los niños autistas, porque conseguir que quieran venir a clase ya es un triunfo y luego el caso de tres hermanos, cada uno de ellos con diferente grado de discapacidad, que disfrutan practicando pádel”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here